Páginas vistas en total

jueves, 8 de agosto de 2013

MARIDAJE: ¿CÓMO LO COMBINO?

No es la primera vez que escribo sobre MARIDAJE pero también es cierto que la información es súper amplia y ya que "en gustos y sabores no han escrito los autores", en realidad lo que para mí puede ser exquisito puede que para tí puede que no lo sea tanto; pero hoy quiero llevarte de la mano en como sería - a mi parecer -  una perfecta "Cena Maridaje"


Para empezar sería bueno un APERITIVO, es decir una bebida que ayude a abrir el apetito para ello necesitamos sabores neutros y un volumen de alcohol bajo, como por ejemplo una cerveza lager suave o un Espumoso extra Brut, también podría ser un coctel como el PISCO SOUR mientras no sea demasiado dulce. Algunos también acompañan esta etapa con pan



Inmediatamente en la comida vendrá la entrada, que pueden ser ensaladas, sopas, cremas, ceviche, etc. y para ellos los vinos blancos son perfectos ya que tienen un sabor tenue y fresco que se acopla perfecto con estos platos; si la entrada fuera de sabores más fuertes se puede buscar vinos más complejos como los de guarda o incluso rosados.



El plato fuerte es lo que sigue en la carta y para ello tendremos ya sabores mucho más pronunciados donde las carnes, las salsas y preparaciones mucho más complejas adornarán nuestra mesa y encantarán nuestros paladares; y para hacer frente a ellos tendremos que buscar vinos que equiparen o complementen la fuerza de los platillos por lo que entrarán a tallar los rosados y tintos, los primeros para arroces, carnes blancas y pastas finas y los tintos para carnes rojas o sabores más intensos, donde incluso pueden entrar a tallar los Vinos de Guarda si las preparaciones son más grasas como cordero, cabrito o carnes negras.


Al terminar la comida - y si aún hay espacio - podemos ver que tenemos de POSTRE donde, obviamente, los sabores dulces serán los protagonistas y para ello hay que buscar vinos con el mismo grado edulcorante para poder hacerles frente, por lo que los Espumantes Demisec y Dolce, junto con los vinos de cosecha tardía o simplemente vinos de postre se convertirán en co-protagonistas de las delicias que empalaguen nuestras papilas.


La cena a terminado y probablemente para cerrar con broche de oro sea recomendado un digestivo para lo cual algunos prefieren lo mates e infusiones; pero si eres de los míos probablemente nada cierre mejor una comida que un buen bajativo como el PISCO o un Whisky (entre otro destilados), más algunos después de ello prosiguen con las tablas de queso en las cuales pueden volver a recurrir a los vinos, dependiendo de la fuerza de los ellos.

Para concluir quiero que aprecien que, así como hay un orden en la llegada de las comidas, también lo hay en los vinos donde el sabor va en ascenso junto con el grado alcohólico y el dulzor; mas como lo dije al comienzo estas son solo recomendaciones y si a alguno de ustedes le encanta los platos fuertes con vinos blancos o los postres con vinos de guarda, pues ¡Ese es tu Maridaje perfecto! Y disfrútalo. Por mi parte me despido sigan bebiendo, comiendo y brindando ¡SALUD-OS!