Páginas vistas en total

martes, 2 de abril de 2013

¿QUIÉN M¡%&@ INVENTÓ EL POSTRE?

Si nos vamos hasta el final de la gran mayoría de las pirámides nutricionales, encontraremos en la cúspide los alimentos que deberíamos consumir en menor grado, o en otras palabras EVITAR, y es en este grupo donde ubican normalmente a los refrescos gasificados, caramelos, golosinas, embutidos, en fin, alimentos con un elevado valor calórico y de pobre concentración de nutrientes. Y si estos productos son tan poco recomendados entonces ¿Quién m¡%&@ inventó los postres?

Probablemente su nacimiento se haya debido más a una especie de premio o estímulo para que los niños terminen la comida: "Si no te comes los vegetales no hay postre" pero la combinación de grasas (crema) y azúcares refinados comenzarán a tener efectos en el cuerpo incluso con solo entrar a la boca, pues los SACÁRIDOS simples se absorben "prácticamente" desde las mucosas de la boca, elevando de esta manera los niveles de glucosa en la sangre que si no son utilizados serán el camino más rápido a la obesidad.

La GRASA, que como comentamos en anteriores entradas puede darle humectancia y suavidad a las preparaciones, también son un importante aporte de CALORIAS que aunque no se absorben TAN RÁPIDO como las de los azúcares, su cantidad es tal (los lípidos aportan 9Kcal/g sobre 4 de los glúcidos) que también ayudarán a nuestro ombligo a alejarse de nuestro cuerpo.

La caries dental es algo que tampoco podemos dejar de mencionar, y aunque es fácil de combatir con una buena higiene oral, no todos tenemos la costumbre o facilidad, terminando esta en, no solo una mala imagen, sino hasta en las dolorosas sesiones con nuestro amigo (?) dentista para reparar tus descuidos.

Para terminar, no quiero volverme enemigo de la gastronomía peruana - tan rica en postres - ni mucho menos PROHIBIR el consumo de tan ricas y artísticas creaciones; es más los niños (con una correcta educación dental) pueden disfrutar de ellos sin reparo siempre y cuando sean bastante activos y entre juegos y correteos quemen la energía extra que reciben de estas delicias, mas tú que después del postre te metes una siestita o te llenas de dulces a la hora del lunch, pues no te voy a decir que cambies tus costumbres más si podrías incluir también entre ellas algo de actividad física, para que más adelante no tengas que privarte de ellos no por sugerencias mías sino del Médico. Sigan comiendo bien y ¡Salud-os!