Páginas vistas en total

lunes, 8 de abril de 2013

ASTI SPUMANTI

A los que nos dedicamos a difundir la cultura del buen beber nos es bastante complicado hablar de los Vinos Espumosos, y es que si queremos hablar con propiedad, llamarles "ESPUMOSOS" será, para el ciudadano de a pie, un término bastante despectivo mientras que al usar la palabra CHAMPAGNE, todos te entenderán perfectamente pero tu "Baquito" dentro, te estará refutando de como puedes expresarte así. La verdad es que el mundo cuenta con varios tipos de vinos aguja y entre ellos hoy quiero hablarles de uno de los más consumidos, sobre todo por los que recién se inician en el mundo del vino - el ASTI SPUMANTI.

En anteriores oportunidades hablamos de la elaboración de los espumosos y como Dom Perignon - allá por el siglo XVII - creaba la fantástica técnica de la doble fermentación que da a estos vinos el carácter burbujeante que tanto nos gusta; más según los italianos estas técnicas ya se llevaban a cabo en la Antigua Roma e incluso se siguieron usando con fines medicinales. Siglos más adelante (1910) Eugène Charmat crearía el método "Industrial" para este tipo de vinos, que llevaría a la producción de los espumosos a gran escala; sin embargo es poco conocido (aún para los Sumiller) que fue Federico Martinotti (Director del Instituto Experimental de Enología de Asti) quien en 1895 crearía el método de re-fermentación en tanque que luego adoptaría al francés Charmat.


Los espumosos producidos en botella tendrán - obviamente - un bouquet mucho más elaborado que los hechos de manera industrial (Recordemos Cata de Espumosos)  más la región de Asti, al norte de Italia, no solo explota la frescura de estos últimos si no que, junto con un grado de alcohol más ligero y gustos más dulces han logrado que el Spumanti Asti sea, para muchos, la alternativa predilecta entre los vinos aguja.

Con DOCG (Denominazione di origine controllata e garantita) desde 1993, que garantiza la calidad en materia prima y elaboración del producto, los ASTI son elaborados con uvas Moscato Bianco obteniendo un color amarillo pajizo, con burbujas desordenadas y leves aromas frutales y florales que tanto caracterizan a las variedades amoscateladas, el grado de alcohol varía entre productos y va desde 11 hasta 4,5 grados conquistando con esto el mercado de aquellos que no son muy consumidores de vino.

Para terminar invito a degustar estos espumosos, que aunque para muchos carezcan de la elegancia de un buen vino, la verdad es que son perfectos para consumir durante una conversación, en un día de verano, conquistando a una dama o maridándolo con postres frutales y frescos. Cuéntennos sus experiencias y ¡Salud-os!


También puedes leer: