Páginas vistas en total

miércoles, 27 de febrero de 2013

EMBUTIDOS

Probablemente ya estés al tanto de las noticias y como en Europa se ha descubierto mafias que comercializaban carne de "equino" como si fuera de res y el problema obviamente está en el engaño porque consumir carne de caballo y burro no es algo que nunca has hecho sino algo de lo que no estabas enterado y hoy vamos a mostrarte toda la mezcla de sustancias que comes cuando crees que te alimentas de un EMBUTIDO.

Si hablamos de EMBUTIDOS pues estos serán la mezcla de carne, grasa y sales "embutidas" en una tripa de animal o sintética; de esto puedes deducir que los jamones, el chicharrón de prensa, nuggets no pueden clasificarse como tales por lo que términos como Salazones o Charcutería son más acordes para definirlos. Llámese como se llame estos productos de la Industria Alimentaria tienen siglos con nosotros; tiempo suficiente para que el hombre haya buscado - prácticamente - un reemplazo para cada uno de sus ingredientes con el fin de hacerlo más agradable o simplemente más comercial.

CARNE INDUSTRIAL: La carne que se usa - por ejemplo - en un Hot dog de ternera no necesariamente es pura vaquillona pues la industria de alimentos usa desde hace mucho tiempo un insumo llamado "Carne Industrial" que no es más que carne de Equino criados con este fin. Esta carne no es de mala calidad pues debe cumplir con los estándares de esta ya que son usadas por toda la industria cárnica; además su bajo precio permite "abaratar" costos de producción y su color rojo más intenso ayuda a aportar más vivacidad al embutido.
CONCENTRADOS DE SOJA: Otra forma de economizar en la elaboración de un derivado cárnico es el uso de proteína de soja que además de costar menos que la carne, también imita bastante bien su textura y propiedades sacrificando levemente su sabor. Ojo que es más que un hecho que la soja usada en la industria de alimentos es TRANSGÉNICA
ALMIDONES MODIFICADOS: Almidones como la maicena o harinas son usadas en la charcutería por sus propiedades de gelificación y absorción de agua por lo que se usan para mejorar la textura obviamente en cantidades que rara vez sobrepasan el 10%; claro que en productos más comerciales, el embutido lleva tanta harina que el pan se hace innecesario. 
MANTECA VEGETAL: Desde siempre la grasa de cerdo acompaño al hombre en muchos usos, pero con el descubrimiento de la grasa vegetal - y su bajo precio - esta reemplazo a la manteca en casi todos su usos, más en los embutidos esto si es percibido aportando sabores medios a legumbre (como lo hace también la soja) y también a través de la textura. Si crees que esto hace más sano al embutido (por la ausencia de Colesterol) te equivocas, pues las grasas utilizadas son las vegetales más baratas (palma, palmiste); en otras palabras ricas en grasas saturadas.
SALES: La sal se usa desde siempre en la charcutería, no solo limitando su efecto al sabor sino también como conservante junto con las sales de NITRATO que elevan los valores de sodio sobre todo cuando se usan en exceso haciéndolos peligroso para gente que sufre de obesidad y problemas renales.
GLUTAMATO: El GMS al tener menor concentración de sodio podría utilizarse como reemplazo a la Sal de mesa, más en exceso es perfecta para ocultar sabores como el pútrido, por lo que su alta concentración podría hacernos dudar.
COLORANTES: No creerás en serio que tu "chorizo parrillero" tiene ese color debido a la carne de la cual está hecho, y aunque el nitrito ayudar a resaltar el color rojo de los cárnicos, normalmente la industria recurre a la ayuda de colorantes como el Carmín (de cochinilla) siendo la opción más saludable debido a su origen natural; pero si estamos hablando productos "económicos" podemos estar ingiriendo pigmentos de dudosa inocuidad.

Bueno para terminar, mi intención no es asustarte o alejarte por completo de la industria cárnica, más si advertirte que si ves precios bastante económicos en un producto pues "por algo debe ser", y si quieres de verdad probar buenos embutidos te recomiendo que busques los de color más tenue, ya que en ellos no solo notarás el poco uso de colorantes si no también la ausencia de carne industrial. Por mi parte me despido, sigan comiendo bien y ¡Salud-os!