Páginas vistas en total

lunes, 17 de marzo de 2014

LA IMPORTANCIA DEL DESAYUNO

"Desayuna como rey, almuerza como príncipe y cena como mendigo" debe ser uno de los dichos más antiguos y repetidos por centurias en cuanto a alimentación se refiere; sin embargo también debe ser uno de los más ignorados pues cuando suelo preguntar en clases, casi el 90% obvia u olvida este importante episodio de nuestra vida diaria, así que hoy hablaremos de la importancia de la primera comida del día: EL DESAYUNO

Su nombre lo dice DES-AYUNO, es decir que nos encontramos en AYUNO - al estar dormidos - y al despertar, es esta primera comida, después de las 6 a 8 horas que ha durado nuestro sueño, la que corta el AYUNO; además si es que sigues las nuestras recomendaciones tu última comida debió ser 3 a 4 horas antes de acostarte por lo que en realidad llevas casi 10 horas sin comer y es en este momento en el que comenzaremos a reponer nuestras reservas, que definitivamente, han sido agotadas durante todas estas horas en que no probamos un bocado.

Un buen desayuno no solo es una formula para bajar de peso, lo es para una vida sana y al saltarlo no hacemos más que desordenar nuestra alimentación. Si salimos de nuestra casa apurados nos pasaremos todo el resto del día comiendo "tonterías" hasta la hora del almuerzo en la que por fin podremos satisfacer las horas que llevamos haciendo trabajar a nuestro cuerpo de estimulantes como el café o chocolate (que no son del todo nutritivos), lo malo es que con lo agitado de nuestra vida diaria, esta comida suele ser bastante apurada, y si es en un restaurante de comida rápida proveerá de suficiente sal y glutamato que nos dejará con más hambre de la que empezamos; así, en la cena, ya en nuestra casa, y con tranquilidad podemos dar rienda suelta a nuestro apetito, dándonos banquetes que probablemente ni siquiera terminemos de digerir antes de llegar a la cama, y que después de horas de sueño. llevaremos aún en el estomago y obviamente con poco apetito que empezará nuevamente con este ciclo que lo único que hará es mermar - de a pocos - nuestra salud.

Entonces - ¿Qué debemos desayunar? - Si vamos a "desayunar como reyes", podemos satisfacer nuestro apetito de la mejor manera. Azúcares y grasas pueden ser los invitados de honor en este festín ya que al ser nuestra primera comida debe ayudar llenar nuestras reservas; una torta de chocolate, que probablemente durante el día no sea buena idea, es perfecta para que nuestro hígado produzca el glucógeno que nos aportará energía durante el día y que tras el largo periodo de AYUNO, debe estar completamente agotado. Por otro lado las grasas y prótidos de manera consistentes ayudarán a mantenernos saciados hasta nuestra siguiente comida. Las fruta fresca y vegetales serán muy importantes sobretodo si somos de los que, durante el día solo comemos chatarra.
La leche, los cereales, el pan - ¿Serán un buen desayuno? - Como comentamos hace un rato, podemos desayunar lo que deseemos, mas los lácteos y productos de panificación son solo una costumbre que hemos enquistado en nuestro cerebro, y aunque en realidad sea la mejor hora para comerlos, un buen plato de comida, una ensalada de fruta, y hasta los postres nos vendrán bien a esta hora, pues es el momento del día en el que somos REYES.

Existen teorías que dicen que el desayuno es también el que despierta nuestro metabolismo, que obviamente se ha mantenido en estado de reposo durante el sueño, haciendo de esta manera que el cuerpo entre en un estado de quema de calorías - que no tuvo en el descanso - y evitando que tengamos hambre de más el resto del día. Así que para concluir vive cada día como si fuera un domingo, compra los tamales, el pan con chicharrón, los jugos de fruta surtidos, los hot cakes con manjar blanco y date un buen gaudeamus con tu familia, y notarás como tu apetito comienza a ser controlado y tu salud y vitalidad comienza a mejorar. Coman bien, beban mejor y hasta la próxima ¡SALUD-OS!


También pueden leer: