Páginas vistas en total

miércoles, 21 de mayo de 2014

LA GUARDA EN EL NUEVO MUNDO

Me ha pasado en varias oportunidades que al explicar las distintas nomenclaturas de los vinos, dependiendo de su tiempo de guarda (Crianza, Reserva y Gran Reserva), al explicar el periodo que pasan en barrica y luego en Cava, sacando las cuentas mi alumnos me reclamaban - ¡Profe, no cuadra! - Y tengo que explicar que esta legislación depende de cada región y lamentablemente en América Latina esta aún, es letra muerta.

Por lo general de acuerdo al tiempo de guarda y dependiendo de la legislación de cada país se habla de:
Vinos Crianza: Son aquellos que tienen un tiempo de guarda de 24 meses (18 en blanco y rosados) de los cuales como mínimo 6 fueron en una barrica de roble
Vinos Reserva: Aquellos que pasaron 36 meses (24 en blanco y rosados) de guarda de los cuales al menos 12 fueron en roble.
Vino Gran Reserva: Necesitan 60 meses (48 en blanco y rosados) de los cuales 18 deberán ser en barrica de roble.
Sin embargo en el caso de vinos sudamericanos, podemos leer la palabra RESERVA en botellas que no tienen, si quiera, 12 meses de antigüedad. Al preguntar a representantes de distintas bodegas normalmente esquivan o dan respuestas no del todo convincentes de entre las que recojo la que me más me gustó: "Lo expuesto en botella nos dice que es 50% de un vino de guarda y 50% de la cosecha cuya fecha indica, esto se hace con el fin de tener las características del roble junto con la fructosidad propia de la juventud y el terroir de origen".

No fue hasta el día de hoy que, de la mano de la gente de la bodega MIGUEL TORRES, aclaramos las dudas sobre que en verdad significa - en Chile - lo expuesto en la etiqueta: Aunque no existen normas que exijan o limiten la nomenclatura del vino (un productor puede poner lo que deseé en su etiqueta sin faltar a ninguna ley), es el poblador mapocho el principal consumidor de sus propios vinos y por este motivo las bodegas cuidan mucho lo que pone en botella pues "ni todo lo ganado durante la confusión reparará el daño que sufre la marca una vez que el cliente se siente engañado". Es por ello que a pesar del “vacío legal” la industria vitivinícola chilena tiene un acuerdo que consta de la siguiente relación:


¿Y por qué potencias del vino del nuevo mundo - con tantos años en los mercados internacionales – hasta ahora no han normado cosas tan básicas como estas? Pues entre las ventajas de no ser tan estrictos está la libertad de no verse limitados por la Denominaciones de Origen que te digan que y donde sembrar, además el consumidor no paga más por lo que dice la botella, sino por lo que él en realidad considera agradable. Por otra parte un factor que juega muy en contra es la falta de credibilidad internacional, que conlleva el que no se respete exactamente los tiempos de guarda; es por ello que Argentina ya está poniendo en práctica una nueva legislación en la cual los vinos RESERVA y GRAN RESERVA tendrán 12 y 24 meses de barrica respectivamente, dejando el término VARIETAL para los vinos jóvenes.

Bueno para terminar recordemos que América Latina no es la única que "juega" con lo expuesto en las etiquetas, y así como encuentras vinos RESERVA algo más jóvenes, también verás rótulos como ROBLE o RESERVADO en vinos de distintas partes del mundo que pueden ser "remojados" en roble, en viruta o con un paso tan fugaz por barricas que probablemente ni pueda ser percibido; en otras palabras, estas expresiones no significan NADA. Así que compren un vino, lean la etiqueta y especificaciones, ábranlo, pruébenlo y si  les gusta pues ¡SALUD!