Páginas vistas en total

viernes, 23 de febrero de 2018

¿POR QUÉ LE DÍO UN INFARTO SI ÉL..?


Cuando una persona cercana a nosotros sufre un infarto (con resultados fatales o no) comenzamos a escuchar frases como "Nadie tiene la vida comprada", "Vive plenamente uno nunca sabe cuando esto puede pasar", "La vida es tan fugaz"... Y bueno uno puede morir por un accidente, un desastre natural, un crimen, pero un infarto no es algo que dependa tanto del azar, ya que - aunque problemas como la ateroesclerosis, no presentan síntomas tan evidentes - una dieta adecuada, junto con un chequeo médico frecuente pueden alejar a este temible fantasma y no terminar manifestando ¿POR QUÉ LE DIO UN INFARTO SI ÉL..?

Antes de explicar el contenido de esta publicación quiero dejar bien claro que hoy solo hablaremos de los infartos al corazón (miocardio) ya que en realidad nos puede dar infarto al cerebro, intestino, riñón y a cualquier otro órgano o músculo siempre bajo la misma forma de obstrucción del flujo sanguíneo y por ende oxígeno y nutrientes que trae como consecuencia la necrosis de este.

¿POR QUÉ LE DIO UN INFARTO SI ÉL ERA TAN JOVEN?
Aunque la vejez trae consigo un mayor riesgo de infartos, cada vez son más frecuentes los casos en menores de 40 años (lo cual antes era rarísimo) y esto debido a factores como la alimentación (colesterol, grasas trans), obesidad, diabetes, tabaquismo, hipertensión y hasta la genética hacen que nadie esté totalmente libre padecer este mal; pero tú dirás: todos estos factores siempre han existido - ¿Por qué ahora hay mayor cantidad de casos? - pues la respuesta es una sola el ESTRÉS, probablemente la vida era antes mucho más fácil, menos cantidad de autos (menos tráfico), menos competencia laboral, mayores áreas verdes, alimentos naturales y un sin fin de razones, hacia que nuestros padres y abuelos tuvieran una vida menos intensa que la nuestra, que si la sumas a todos los demás factores pueden hacer que el accidente cardiovascular, lo único que logre sea acelerar su paso (1).


¿POR QUÉ LE DIO UN INFARTO SI ÉL SIEMPRE HACÍA DEPORTE?
El deporte es una excelente forma de mantener una buena cardiovascular, el ejercicio mejora la circulación y con ello la oxigenación del cuerpo; pero no se debe confundir el ejercicio constante y moderado (trotar, nadar, aeróbicos), con el competitivo en donde se exige al cuerpo a dar todo de sí y sin un correcto calentamiento puedes padecer desde un calambre o dolor de bazo hasta arritmia, descompensación e incluso un INFARTO, ya que una persona con todos los factores mencionados en el párrafo anterior nos darán un riesgo de padecer uno estos lamentables episodios en algún momento de nuestra vida, pero si ya se tiene hipertensión, ateroesclerosis, se fuma, etc, un ejercicio brusco no hará más que adelantar este incomodo momento en el que ya te habías enrumbado. 

¿POR QUÉ LE DIO UN INFARTO SI ÉL NUNCA BEBÍA?
El alcohol es un compuesto bastante irritante, es por ello que cuando sufrimos de lesiones estomacales es una de las sustancias que encabezan la lista de prohibiciones; más cuando hablamos del sistema cardiovascular - siempre durante un consumo moderado - parece que el alcohol en lugar de ser negativo es bastante favorable y no solo hablamos del vino (pueden leer VINO & SALUD) sino del propio alcohol

En esta curva presentada en la investigación de Fernandez (2), se puede ver que el consumo de 1 a 6 bebidas a la semana reduce el riesgo de mortalidad incluso sobre los que no consumen ninguna bebida; así que expresar que una persona tenía menos riesgo al infarto por no consumir alcohol podría ser un error.

¿POR QUÉ LE DIO UN INFARTO SI ÉL NO TENÍA PROBLEMAS DE PESO?
Es obvio que una persona con sobrepeso tendrá problemas de triglicéridos, hipertensión pero en cuanto al colesterol (y con ello el riesgo de ateroesclerosis) puede no ser necesariamente cierto, ya que existen personas que geneticamente eliminan los excesos de este sin mayor riesgo para la salud; más por el contrario la misma herencia genética puede predisponernos a excesos de lipoproteínas de baja densidad (Colesterol LDL más conocido como malo) en los vasos sanguíneos y gran probabilidad de padecer un evento cardiovascular; una persona con uno de los progenitores con estos problemas se denomina heterocigótica (1 de cada 500) y sin importar su peso tendrá siempre problemas de LDL elevados, teniendo que medicarse y cuidar su alimentación para tener una vida normal. Un caso extremo y aún más raro son los homocigóticos (1 de cada 160 000) que con ambos progenitores en esta condición tendrá una vida aún más difícil nuevamente sin importar que este sea de un bajo peso.

¿POR QUÉ LE DIO UN INFARTO SI ÉL COMÍA MUY SALUDABLE?
Una dieta vegetariana e incluso vegana puede tener condiciones muy favorables para la salud cardiovascular, los antioxidantes, la fibra vegetal (sobretodo la soluble) y las vitaminas ayudarán a alejar los riesgos de la ateroesclerosis, pero aún así el factor genético hará que esta persona siempre se mantenga en riesgo, aún sin comer NADA de colesterol (ya que este solo se encuentra en alimentos de origen animal), nuestro cuerpo produce esta sustancia para cumplir las distintas funciones que este desempeña en él y si nuestra herencia nos maldijo, será este colesterol el que terminará mermando nuestra salud. Cabe mencionar que las dietas extremas como las veganas pueden traer consigo grados de anemia (pueden leer ALIMENTACIÓN & HIERRO) que aunque no tendrán nada que ver con los infartos si pueden causar debilidad, cansancio y hasta algún grado de insuficiencia cardiaca, por ello es que estas dietas siempre deben buscar suplementos de hierro y sobretodo cianocobalamina (vitamina B12), ya que esta  última es inexistente en el reino vegetal.


Aunque no creo que el título de mi publicación termine afectando a alguien, para prevenir el ataque de alguna feminazi, que venga a decirme porque solo hablo de "él" y no de "ella", pues porque mis estimadas damitas, la presencia de los estrógenos durante la actividad ovárica a demostrado tener más de un efecto protector contra los accidentes cardiovasculares al tener un efecto vasodilatador que lamentablemente disminuirá al llegar la menopausia, donde - si sumó alguno de los factores de riesgo ya mencionados - podrá comenzar a sumarse a las estadísticas de este lamentable mal.

Para terminar la principal recomendación es tener una vida alejada de estos factores, sobretodo los que podemos manejar como el tabaquismo (pudiendo formar capas en los vasos sanguíneos como los del mismo colesterol), el sedentarismo y la hipertensión o diabetes cuando son autoinducida; aún así los chequeos médicos constantes no darán a conocer cual es nuestro posible riesgo a un infarto y las debidas recomendaciones nos ayudarán a llevar una vida plena y bastante larga, así que coman y beban bien y nos seguiremos leyendo ¡SALUD-OS!


Referencias:


(1) Además del estrés - como una de los principales detonantes de infartos a temprana edad - el consumo de cocaína también debería sumarse a los ya mencionados factores.

(2) J Fernández Solá, 2005. Consumo de Alcohol y Riesgo Cardiovascular. Unidad de Alcohología. Servicio de Medicina Interna. Hospital Clínic. IDIBAPS. Universitat de Barcelona. Barcelona. España

Álvarez, A. 2001.  Las tablas de Riesgo Cardiovascular. Una revisión crítica. MEDIFAM 2001. Volumen 11


Especial agradecimiento:


Martín Salazar - Profesor de la Universidad Cayetano Heredia