Páginas vistas en total

miércoles, 19 de agosto de 2015

¿SACARLE EL JUGO? - ¡PARA QUÉ!


 "Sácale el Jugo" es una expresión usada común, referida a aprovechar completamente un producto o explotar al máximo sus beneficios; y aunque dicha cita - probablemente - haya nacido del mundo culinario, o para ser más específico dentro del uso que le damos a frutas y hortalizas, en la actualidad se sabe que la peor forma de aprovechar dichos vegetales es justamente "sacarles el jugo", y es que en estos tiempos - con un universo más amplio de los nutrientes y compuestos funcionales - convertir un fruto en refresco puede dejar atrás más del 90% de los beneficios de este, por lo que sin más rodeos hoy hablaremos de la verdad sobre los jugos.

Para empezar hay que aclarar algunos términos, pues durante mucho tiempo se comercializó en nuestro país los jugos de fruta con el nombre de néctar cuando por definición estos últimos son el producto de la extracción de la pulpa de los vegetales sin la adición de ningún otro componente, mientras que los jugos son estos zumos acompañados de agua, azúcar y otros insumos (espezantes, conservantes, estabilizantes, colorantes, etc.). El porque de esta usurpación de nombre fue netamente marquetera, ya que la palabra "jugo" no es muy atractiva, aunque en la actualidad en lugar de denominarlo néctar, simplemente ponen gráficos alusivos y el nombre de la fruta obviando algún "título" que técnicamente puedan no cumplir.

Probablemente pensarás que si comparamos la fruta con un jugo comercial - y todo el carrusel de insumos que mencionamos en el párrafo anterior - es obvio que este último será menos sano, pero los jugos naturales también verán mermados su poder nutritivo al convertirse en jugo; primero, al extraer la parte líquida de nuestras frutas (u hortaliza) preferidas dejamos como residuo gran parte de la fibra vegetal que como ya sabemos trae un sin número de beneficios a la salud del sistema digestivo y hasta cardiaco; pero eso no es todo, pues la naranjina (vitamina P) contenida en los hollejos de los cítricos, los antocianos que le dan color a los frutos violaceos, los taninos presentes en las cáscaras, la vitamina C y su ya conocida volatilidad se unirán a este grupo de nutrientes que pasarán al olvido cuando prepares tu refresco predilecto.

Si crees que con ello termina nuestro "raje" contra los jugos, aun tenemos algunas cosas más que decir, y es que no bebemos zumos - pura pulpa de fruta - sino jugos, con agua (que no hace mas que diluir los pocos nutrientes que le quedan) y azúcar (que aporta calorías fácilmente aprovechables y que en exceso ayudarán a subir de peso). Los excesos de azúcar en los jugos podrían ser combatidas por la fibra propias de las frutas, pero - ¡Oh - verdad! - se quedaron en el colador cuando nos preparábamos nuestro deliciosa bebida.

Así que para terminar, no quiero causarte miedo ni repulsión hacia tus bebidas favoritas, sino guiarte bien pues si tu intensión es consumir "salud" es obvio que estas por mal camino, ya que el consumo de la fruta será mucho más grato para nuestro organismo. Si por otro lado consumes jugos simplemente por su sabor o como alternativa a las bebidas artificiales, pues - ¡Perfecto! - Disfrútalos como siempre que, aún diluidos - siguen siendo una opción sana. Sin más que decir me despido recomendándoles como siempre comer bien y beber mejor. ¡SALUD-OS!


Pueden leer también:

La Vitamina P

Fibra Soluble & Insoluble

Vino y Salud