Páginas vistas en total

martes, 17 de diciembre de 2013

CENA NAVIDEÑA

Se va acabando el año y todo a nuestro alrededor comienza a adquirir un aire navideño, y nuestro país, elegido recientemente como "Mejor Destino Gastronómico del Mundo" en el Word Travel Awards (WTA), comienza a inundarse de publicidad sobre pavo, chocolate y panetón y este blog dedicado al buen comer y beber no puede dejar de manifestarse sobre lo triste que se tornan nuestras mesas - gastronómicamente hablando - en estas fiestas; así que hoy hablemos de lo ALIENADA de nuestra cena navideña.

Para empezar no quiero que tengan la idea de que soy un xenofóbico o mucho menos comenzar a leer comentarios de "posiblemente tu nunca comiste un buen pavo", pues vengo de familia de cocineros y créanme que no es cosa de sazón, si no de perder nuestra identidad y convertirnos en Italo-franco-norteaméricanos que se alimenta "hipercalóricamente" para soportar climas que - en nuestra capital - no percibimos NUNCA, así que comencemos con el rankig:

- Panettone: Somos el segundo consumidor del "panetón" y uno de los principales exportadores de este bizcocho relleno de frutas confitadas y pasas de procedencia -evidentemente - italiana, que se hizo popular acá gracias a "DONOFRIO"; aunque por los volúmenes de consumo y tradición sería bastante difícil imaginar una navidad peruana sin ellos, yo recomendaría explorar más en nuestras tradiciones y - ¿Por qué no? - probar un tantawawas (pan wawa) que no solo es dulce, sino hasta tiene una forma más "navideña"


- Pavo: Personalmente, una de las carnes más DESABRIDAS que hay, por su bajo tenor graso, es imposible - para mí - consumirla si no es con cantidades suficientes de relleno, y que cuando este se acaba sobra tanto que terminas comiéndola por lo que resta del año. Felizmente las estadísticas para estos años ya no hablan de un descenso del consumo este y el remplazo por platos más peruanos como el ya famoso CHANCHO AL PALO.

- Puré de Manzana: ¿Cuando en tu vida lo comes? - la verdad es que solo en estas épocas y con un color (propio del pardeamiento enzimático) poco apetitoso, esta guarnición agridulzona solo puede sentar bien con el desabrido pavo que necesita de cualquier ayuda exterior para ser "pasable"; remplacémoslo por el puré de papá o hasta el de camote (batata) si extrañas el sabor dulzón.

- Chocolate: Muchos pondrán el grito en el cielo por meterme con él, pero señores estamos en verano, y el sol en diciembre ya quema lo suficiente para que esta bebida caliente y cargada de grasa sea como tomar vodka puro en la playa al medio día; es más, en las tradicionales "chocolatadas" que se hacen con fines benéficos, se ve a los pobres niños bebiendo este, sudando cual caballo o peor aun quemándose los labios; si me permiten recomendarlo porque no beber mejor un milkshake, no dejará de ser foráneo pero al menos se adaptará más a nuestra realidad.

- Frutas en Almíbar: Aunque no sean propias de estas fechas también abundan, sobretodo porque nos las "imponen" en la canasta navideña; la verdad es que el durazno es uno de los productos más utilizados (conservas, yogurt, jugos) más nada propio nuestro, recomiendo postres peruanos y hasta frutas maceradas en PISCO para alegrar aún más la noche.

- Champán: Y sí, lo escribo así porque es cual lo llaman a lo que muchos creen que es un espumoso y que no tiene NADA que ver con su homónimo francés, y aunque en realidad este es más propio de las celebraciones que de la propia cena navideña, yo los invito a probar también otras alternativas como el Cava español o Spumanti italiano solo para abrir sus opciones (y dejar de tomar ese vino gasificado que mal llamamos "champán"). Nuestro PISCO SOUR también puede ser una opción más que buena que antes de la cena no solo alegrará el brindis sino que también será un perfecto aperitivo.

Para terminar, recuerden que el 25 de diciembre no es el verdadero onomástico de Jesucristo - algunos calculan que fue aproximadamente el 06 de abril (o sea es Aries como su servidor) - y que la iglesia lo impuso en esta fecha para acabar con una serie de celebraciones paganas entre las que destacaban la fiesta de Baco (así que ya puedes justificar tus borracheras navideñas); más sin importar tu religión o creencias, si ya estas cansado de las "clásicas" combinaciones gastronómicas de estas fechas, te invito a darnos también tus propias recomendaciones, sigan comiendo y bebiendo bien y ¡SALUD-OS!