Páginas vistas en total

jueves, 30 de junio de 2011

VINOS ORGÁNICOS

Lo orgánico está de moda, la gente trata de cada vez más de buscar lo natural, lo mejor para su salud, su nutrición y lo mejor para el planeta; está demanda de productos cada vez más sanos y en los que la mano del hombre tenga menos participación no es ajena al mundo del vino y muchos países (principalmente en la costa mediterránea) en los que por supuesto las normas para controlar la protección a la erosión y biodiversidad, el uso racional del agua y la nula utilización de productos químicos son altamente exigentes.

Queda claro que la agricultura ORGÁNICA requiere mucha inversión, pues preparar el suelo para este tipo de actividad - partiendo de un viñedo tradicional - la transformación a la producción ecológica exige al menos un período de reconversión de 2 años en el que se va adaptando la plantación al nuevo manejo y se va estableciendo un nuevo equilibrio en el ecosistema. Como no vamos a tener tanto tiempo sin producción se nos permite un periodo de hasta 5 años para adaptarnos por completo. Pero no solo es suelo nos recomiendan también usar cepas nativas o por lo menos cepas viníferas adaptadas según normas internacionales, además correctas prácticas de poda, riego, el uso de medios naturales para el combate de plagas y por supuesto estiércol o vegetación muerta como fertilizantes.
¿Pero como sabré que un vino es realmente orgánico? - Bueno, en realidad las normas de control de este tipo de productos son altamente exigentes por lo que no cualquier bodega puede poner "VINO ORGÁNICO" en la etiqueta; pero si quieres saber cómo identificarlo en copa, pues los colores pueden ser más opacos por la "no utilización" de filtros en la vitinificación lo cual también hará que sea común la presencia de precipitaciones que lejos de ser una señal de descomposición es otra de las características a estos vinos que por supuesto nos obliga a JARREAR el vino para presentarlo. En cuanto a lo sensorial, yo lo consideraría algo mucho más subjetivo, pero en mi modesta opinión los sabores son algo más tánicos, terrosos, fuertes y de bastante cuerpo.

Entonces - dentro del mundo enológico los vinos orgánicos deben ser de lo más exclusivo - Pues otra vez se equivocan, existen vinos aún más trabajados en cuanto a sus cuidados en campo y ello se da en la VITICULTURA BIODINÁMICA. Estas prácticas agrícolas fueron creadas por el alemán Rudolf Steiner alrededor de 1924 que involucra no solo el cuidado en campo si no también aprovechar las energías de la tierra y el cosmos a través de preparados energizados con radiaciones del Sol y la Luna.

Los preparados biodinámicos no se basan solo en la FE, si no en obtener fertilizantes a través del compost y del abono verde de animales en cantidad equilibrada a la superficie. Además los distintos preparados (llamados con números desde el 500 hasta el 508) contienen sustancias que mediante el reposo logran fermentaciones que mejoran los componentes y de esta manera aportar nutrientes y fuentes energéticas a la vid. Entre los ingredientes más comunes de estos preparados están el cuerno de vaca, estiércol, manzanilla, ortiga, corteza de roble, diente de león, valeriana, cola de caballo, etc. que contienen compuestos como sílice, potasio, fósforo, calcio que dan a la planta distintas compuestos que se traduce en un crecimiento más sano, un mejor sabor y calidad nutritiva del producto.

Como siempre los invito a degustar de esta distinta variedad de productos que poco a poco se están haciendo de un lugar en el variado mundo del vino. Por mi parte, los invito a compartir sus experiencias y más adelante yo también comentaré algunas de mis descripciones de cata de estos productos. Por ahora me despido SALUDOS y ¡SALUD!