Páginas vistas en total

martes, 4 de abril de 2017

PAN PINTADO - PAN HUARALINO


A pesar del gran fanatismo del hombre por este alimento, que recitamos en nuestras oraciones y hasta proclamamos en marchas y discursos... El pan es uno de los alimentos considerados -probablemente - simple acompañantes de otros manjares; sin embargo la fermentación, el amasado y las distintas combinaciones de ingredientes hacen de muchos panes, obras de arte en cuanto a textura, crocancia, esponjosidad, fragancias, en fin. El día de hoy quiero hablarles de uno de los alimentos más consumidos por la humanidad, pero muy en especial de uno muy conocido en mi tierra natal* EL PAN PINTADO.

Debo confesar que no soy nada fanático del pan, sobretodo de aquel que lamentablemente presume el nombre de "francés" que de francés no tiene nada, más que la simpleza de la panificación gala comparada con la italiana. Y aunque me pueda pasar semanas y hasta meses sin probar bocado alguno de dicho alimento, basta que llegue de visita al Huaral de mis amores, para engullir en forma consecutiva este delicioso panecillo que hasta "solo con mantequilla" se convierte en un manjar digno de un rey haciéndote olvidar la dieta o las calorías que puedas estar ingiriendo.

Pero basta de distracciones, hablemos del famoso PAN DE RETES, bollo que luce el apellido de su progenitor, el Nicolas Pintado Chávez, quien llegaría de Huacho como sindicalista para el Unión Huaral junto a su esposa y su primogénita de tan solo 15 días de nacida a la famosa calle Aparicio, para mudarse posteriormente a la zona de Retes donde viviría hasta el final de sus días.

El famoso pan Pintado en formula no tendría nada de extraordinario pues, se elabora - como cualquier otro pan - a base de harina (Inca**), agua, sal y levadura; amasado a pulso, sin la ayuda de la tecnología y fermentado durante aproximadamente 8 -5 horas (dependiendo de la estación) para luego ser cocido en horno de leña (calentado previamente con petroleo) obteniendo un pan calentito a las 5 de la mañana listo para que los primero en ver la luz del sol ya puedan disfrutar de este delicioso alimento.

Y aunque las crisis de la panificación peruana, como la del famoso Bromato (mejorador que a comienzos de siglo XXI fue cuestionado por su potencial toxicidad) no le afectaron, si fue victima de multiples multas, no por problemas de salubridad sino por sus dimensiones; y es que las condiciones en las que se trabajaba este panecillo hacían que este, sea un pan pequeño, pesado y de costra crocante que para algunas autoridades huaralinas violaba el standar común de lo que debería ser un verdadero pan, por ello y con abogado de por medio el señor Pintado tuvo que probar - con balanza en mano - que su creación pesaba tanto como un pan normal, más su producción artesanal (y la posible falta de mejoradores) dejaban a este pan de un tamaño minúsculo, pero concentrando un sabor que envidiarían todo el resto de panificadores.

En la actualidad este tipo de pan es imitado por otras casas huaralinas por lo que no es muy difícil hallarlo, mas, si lo que buscas es probar el verdadero pan PINTADO de Huaral tienes que acercarte - como hice yo - a María Pintado Canales, hija mayor de dicha familia y quien amablemente compartió la historia de este pan que ya tiene cercar 70 años alegrando los desayunos del norte chico. 

Así que además de la deliciosa gastronomía huaralina, ahora sabes que no tienes que esperar hasta la hora del almuerzo para comenzar a disfrutar de las delicias que te brinda esta mágica tierra, que también cuenta con embutidos sin igual, dulces exquisitos y vinos en cantidad, pero de ellos ya hablaremos en otro momento. Sigan bebiendo y comiendo bien y ¡SALUD-OS!




(*)Si has leído los datos del autor sabes que en realidad no nací en Huaral sino en Lince; pero pasé toda mi infancia en esta tierra y sigo sintiéndome orgulloso de denominarme "huaralino"

(**) La harina Inca posiblemente no te suene nada familiar, pero es una de las marcas líderes en el norte de nuestro país; recordemos que el Sr. Pintado llegó a Huaral desde Huacho, donde aprendió el arte de la panificación e incluso - según su hija - con la formula ya aprendida de este pan que por cosas del destino (técnicas, horno, temperaturas y porque no hasta clima), fue en la capital de la agricultura donde se hizo famosa, mientras que en su posiblemente natal Huacho, no se le conozca.