Páginas vistas en total

jueves, 2 de marzo de 2017

¿PORQUÉ NO TOLERO EL ALCOHOL?


Seguro te preguntarás porque no puedes tolerar el alcohol como fulano o mengano, o porque hay gente que puede beber toda la noche sin consecuencias mientras que tú, con la primera copita de vino/aguardiente ya estas ruborizado; pues en realidad son múltiples variables las que hacen a una persona más resistente al alcohol o en todo caso más susceptible; así que hoy los invitamos a explorar cuales son esos factores que responderán a tu pregunta ¿PORQUÉ NO TOLERO EL ALCOHOL?

TAMAÑO Y PESO:
Los efectos del alcohol aparecen cuando este alcanza concentraciones de 0.3g/L en nuestra sangre, obviamente si pesamos más o somos más grandes se necesitará mayor cantidad de bebida para que comience a afectarnos. Entonces una persona de 70 kilos necesitará una copa de vino (5 onzas) para comenzar a estar "alegre" mientras que una persona más grande - en todo el significado de la palabra - necesitaría aún más para que el efecto sea notorio. La solubilidad del etanol en la grasa parece no ser del todo buena por lo que una mayor masa causada por sobrepeso no parece ayudar a resistir mejor la embriaguez (*).

GENÉTICA: 
Los genes que te heredan tus progenitores, también tendrán mucha influencia en la velocidad con que se te sube el alcohol; no solo la costumbre de ingerir bebidas alcohólicas será desarrollada y heredada, sino que en algunos casos la forma de asimilarlo también. En el caso específico de la raza asiática, ellos poseen una deficiencia genética que tiene que ver con su forma de eliminar el alcohol y esta es la carencia de la aldehído deshidrogenasa (ALDH), enzima que actúa justo después de la alcohol deshidrogenasa (ADH) para convertir el metabolito de esta - acetaldehído - en acetato y eliminar así, el etanol de nuestro cuerpo. Es por esta razón específica que algunas personas no solo se embriagarán con volúmenes muy pequeños sino incluso estas dosis les pueden traer bastantes molestias.

SEXO:
Tu sexo tendrá mucho que ver en tu resistencia al alcohol, pues las damas suelen tener una menor concentración de alcohol deshidrogenasa (ADH) que los varones, sobretodo en la mucosa del estómago, y esta al ser nuestra principal arma con el etanol eliminará mayor cantidad en hombres siendo en mujeres de mínima repercusión. Las damas también poseen mayor cantidad de grasa (mamas y caderas) que sus pares, que contienen mayor masa muscular; por lo tanto más agua en el cuerpo, sin contar con que también serán más grandes en tamaño; en otras palabras, las damas tienen menos agua en el cuerpo y menos masa por lo que el alcohol llegará a las concentraciones de intoxicación mucho más rápido, y esto pasaría incluso aunque tuvieran la misma talla, peso o dimensiones de su par.

ALIMENTACIÓN:
Para nadie es secreto que "sin nada en el estómago" es mucho más probable que el alcohol se nos suba más rápido, y que además son los alimentos grasosos los que - por competencia - tendrán al hígado más ocupado y por ende no dejarán que el alcohol se absorba bien. Por otro lado, los alimentos de naturaleza glúcida (azucares/harinas) se absorberán con relativa facilidad y no harán ninguna especie de colchón para el alcohol; incluso la expresión "borracho que come miel, pobre de él" se refiere a que el azúcar dotará de energía que, junto con el alcohol, nos pondrá mucho más eufóricos, lo que podría confundirse con embriaguez, y si a esto le sumamos un licor dulce logrará que bebamos más rápido y en mayor cantidad desestimando las consecuencias.

ESTADO DE ANIMO:
Si eres alguien que tiene un muy buen estado de ánimo tu cuerpo funcionará mejor al igual que tus defensas y digestión, si además estamos bailando o realizando alguna otra actividad física, es obvio que la mayor circulación de la sangre hará que tu cuerpo elimine más fácilmente los excesos de alcohol sobre todo por sudor y espiración (**). El estar tristes de repente no es que nos hará eliminar el alcohol más lentamente (líneas arriba dijimos que sudor y respiración eliminan muy poco etanol del cuerpo), pero la inactividad que viene acompañada de esta melancolía puede hacer que no notemos los efectos del alcohol en nuestro cuerpo hasta que tengamos que poner a prueba nuestro equilibrio y sintamos que la embriaguez nos vino de golpe.
COSTUMBRE: 
Así como la genética nos favorecía para una mejor asimilación del alcohol, la costumbre de beber con regularidad nos hará más resistentes a él, y esto debido a que la alcohol deshidrogenasa es una enzima que - como la lactasa -  puede bajar o subir su producción de acuerdo al estímulo (***). Incluso en un exceso y continuidad (que no recomendaremos nunca), el cuerpo puede desarrollar otras formas de deshacerse de este como el SOME (Sistema Oxidativo Microsomal del Etanol) que es una forma de eliminar los excesos, aunque no se sabe la dosis exacta en la que este sistema comienza a actuar, parece activarse tras ingestiones continuas. Incluso la respiración, la orina y el sudor son formas de las cuales nos deshacemos del alcohol, aunque todo da a entender que las concentraciones son mínimas dejando a la ADH con el 90% de esta labor.

Probablemente existan otros factores que influyan en nuestra asimilación del alcohol, pero ya con los principales aclarados, podrás disfrutar mejor de tus bebidas, sin las fastidiosas consecuencias que conlleva la embriaguez, así que - mientras lo hagamos con mesura - sigan disfrutando del buen comer y sobretodo del buen beber ¡SALUD-OS!




REFERENCIAS:

Salomón, R. Corina, M. Temas de Gastroenterología. Volumen 1. Universidad Central de Venezuela. Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico. Caracas. 1998

A MI EL VINO ME PROVOCA

5 MITOS SOBRE EL BEBER

¿CUÁNTO ALCOHOL NECESITAS PARA ...?



(*) Encontramos fuentes que dicen que el alcohol tiende a acumularse en la grasa y esto hace que la gente con sobrepeso lo tolere más; es cuestión de comparar las fuentes.

(**) Existen autores que dicen que la velocidad a la que el hígado elimina los excesos de alcohol en tu cuerpo son constantes, así tengamos más o menos alcohol en la sangre o tengamos mayor actividad física, por lo que bailar o hacer actividad física no afectaría mucho la eliminación de alcohol por nuestro cuerpo.

(***) Del párrafo anterior se puede deducir que sin importar cuanto o la frecuencia con la que se beba, no se desarrollaría más ADH; aún así el SOME nos ayudaría a eliminar los excesos si la frecuencia es constante.