Páginas vistas en total

viernes, 31 de mayo de 2013

AJÍ :: MITOS & VERDADES

¡Si quieres que pique el guiso cholita E-CHA-LE-AJÍ! - Es una de las estrofas de la Marinera Molinera, que además reflejar la alegría de nuestra gente también nos habla de lo ligado que están los ajíes a nuestra cultura; tanto así que algunos sitúan su uso desde los 8 500 A.C. aquí en el Perú. Actualmente, nuestra  gastronomía, junto con  la Mexicana, son  a las que más se les atribuye el uso del picante, y esto junto con algunas estadísticas alarmantes, tratan de ligar al ají con problemas del tracto digestivo. Hoy hablaremos de los mitos y verdades del Capsicum baccatum y que tan beneficioso o nocivo es para nuestra alimentación, así que empecemos.

La irritación - Pungencia - que normalmente sentimos al consumir las distintas variedades de ajíes, pueden percibirse como calor /dolor y solemos  relacionarlos con molestias como la gastritis y hasta los hemorroides; sin embargo - y aunque sea difícil de creer - la relación es completamente inversa pues investigaciones han demostrado que más que irritar su efecto es "PROTECTOR " del tracto digestivo. Pero ¿Cómo así? - Al parecer la Capsaicina  (componente que le da la pungencia a los ajíes) estimula una mayor salivación en boca, esto ayudará a la mejor formación del bolo y con ello la digestión, el exceso de saliva adicional también ayudará a un menor riesgo de caries; en el estómago fomentará la formación de jugos gástricos que junto con el picante tendrán un poder antiséptico contra la invasión y proliferación de  bacterias (Gastritis bacteriana y colitis).

Pero ahí no termina la cosa ya que la Capsaicina actualmente es usada en la elaboración de medicamentos para combatir el dolor e incluso como anti-inflamatorio. Esto sumado al efecto termogénico (generar calor y con ello quemar calorías) e insulinotrópico (liberar más insulina)no solo nos dará bienestar sino que su capacidad de fomentar la liberación de endorfinas nos brindará también, esa sensación.

Podemos terminar sumando un bajo contenido calórico, presencia de carotenos (Vitamina A) que además de aportarle los tonos naranjas y amarillentos otorga también poder antioxidante que junto con la propia Capsaicina tendrá un efecto ANTICANCERÍGENO.

Entonces - si es que es tan maravillosa ¿Por qué cuándo estoy con gastritis el médico me la prohibe? - Bueno, la gastritis es cual una llaga en la superficie estomacal y la pungencia de los ajíes puede ser  tan irritante como frotarse directamente estos en una herida por lo que la sugerencia es válida (lo mismo para los hemorroides); mas la relación del consumo de ajíes con la generación de estos males no tendría razón lógica ya que ambos se relacionan más al desórdenes alimenticios y el estreñimiento.

Para concluir, agradezcamos nuevamente al destino por ponernos tan maravillosos ingredientes en nuestra culinaria y, espero que después de esto, no nos abalancemos contra el frasco de ají ya que siempre debes recordar que los excesos no son buenos y en este caso en particular las madres en estado o dando de lactar deberían evitarlo ya que pueden llegar al niño y en esa etapa no somos capaces de asimilar la capsaicina pudiendo después desencadenarse en alergias. Disfrutemos entonces de nuestra cocina y ¿Quién sabe? Quizás después de leer esto comencemos a desaparecer la frase "con todo menos ají". ¡SALUD-OS!

También pueden leer:
Efecto protector del consumo de ají en la frecuencia de trastornos funcionales del tubo digestivo
(Angel y Fajardo, 2005)