Páginas vistas en total

martes, 12 de abril de 2011

AFLATOXINAS

"CÁNCER" es de repente una de las palabras q más escuchamos en cuanto a toxicidad de alimentos se trata; que la parrilla, q los colorantes, q los edulcorantes pero la sustancia más CARCINÓGENA conocida por el hombre no es creada por él si no producida por un moho y esta es la AFLATOXINA.

La AFLATOXINA es producida por hongos de la variedad Aspergillus flavus (de ahí su nombre A-fla-toxina), aunque ahora se sabe q otros Aspergillus como niger y paraciticus también lo producen. Ellos crecen en granos - no vivos - si no almacenados en condiciones de suficiente humedad para crear condiciones favorables para su desarrollo y proliferación y es justo en esta etapa en la q estos hongos desarrollan esta toxina como un metabolito q lamentablemente para nosotros requiere de temperaturas cercanas a los 200°C para eliminarlas por lo q si tienes un alimento contaminado lo podrás convertir en carbón antes de limpiarlo de esta sustancia.

Pero, ¿Cómo se donde está esta toxina? - La forma de detectar un pienso contaminado es exponiéndolo a LUZ ULTRAVIOLETA donde presentarán una fluorescencia azul o verde, por este motivo se les conoce como Aflatoxina B o G (por blue & green) siendo la más peligrosa la B1 la cual se relaciona con carcinoma hepatocelular (exacto, Cáncer al Hígado). Otras variedades como la M1, presente en la leche de mamíferos ( "M" por milk) también suele atribuírsele una fuerte toxicidad.

Entonces, ¿Qué probabilidad hay de q estos alimentos lleguen a mi mesa? - En realidad en todo lo q son granos (maíz, trigo, maní, cebada, etc.) los controles de las condiciones de almacenamiento son bastante estrictas y, por supuesto q la presencia de mohos traen pérdidas millonarias a los agricultores q en el peor de los casos terminan incinerando sus productos. Pero no siempre es así, en países en vías de desarrollo (como el nuestro) lo q se suele hacer es aplicar métodos de "raspado" con molinos de rodillos o - para mi una de las formas más ingeniosas - combinarlas con piensos con bajas concentraciones de esta toxina, hasta alcanzar un concentración admisible para consumo humano.

Así q, en conclusión, no somos los hombres los causantes de los peores venenos para con nosotros mismos, el CÁNCER ha estado todo el tiempo con nuestro desarrollo, solo q quizás en otros tiempos no se tenía tanto conocimiento de la medicina como ahora. Saludos