Páginas vistas en total

jueves, 27 de octubre de 2016

8 COSAS QUE ODIAMOS LOS PISQUEROS Y QUE LOS CONSUMIDORES ADORAN SOBRE EL PISCO


Ya se que el título es algo extenso, pero no había otra forma de expresar lo que muchos productores - o su departamento de marqueting - hacen con nuestro destilado bandera con la única idea de vender más; así que acompáñennos a enumerarlas:

1. Denominaciones Inventadas: El consumidor de vino promedio, puede tener una idea sobre lo que es una Denominación de Origen Controlada (DOC) o Denominación de Origen Controlada de Garantía (DOCG), y que - en teoría - estos "títulos" garantizan una mejor calidad de producto. En el caso de nuestro aguardiente la DO es única y se llama DO PISCO para todas las zonas de producción, por lo que un destilado con estas denominaciones o incluso DO - Nazca, DO - Cañete o cualquier otra, es probablemente una - muy mala - idea de marqueting con la que terminan no sólo engañando al consumidor, sino disparándose en los pies.

2. Vasito de regalo: Tengo sentimientos encontrados con estos vasitos "shot" para el Pisco; y es que para muchas personas, el meterse de golpe el aguardiente es una tradición, mas para los pisqueros es un símbolo de desagrado, cual medicina que bebes de golpe para tener el menor contacto con ella. El Pisco es delicioso y su persistencia es sinónimo de calidad así que ¿Para qué arrojarlo de frente a la garganta?

3. Botella pavonada: Estéticamente impecable, elegante, luce paisajes y hasta codigos QR, todo menos el Pisco que es lo que nos interesa, apreciar y dejarnos cautivar con los brillos plata que le han dado el título del diamante líquido.

4. Botellas con motivos pre-colombinos: Son perfectos para los turistas, conseguir un pedacito de la cultura peruana al alcance de la mano, pero - ¡Por favor! - comprar una botella en algún lugar turístico del Perú (por ejemplo Cuzco), de una cultura que se desarrolló en el norte (Chimú, Chavín), con Pisco que se elaboró en Ica y que - Dios no quiera - está mezclado con caña de Huanuco... Más que un homenaje a nuestro país termina siendo un safarrancho sin sentido.

5. Acholados misteriosos: Hay productores de vino que ocultan la composición de sus caldos y lo hacen con una onda de misterio como para seducir al cliente; mas en el Pisco - además de exigirlo el reglamento - los acholados que no mencionan su composición no sólo están en falta, sino que además nos dejan una sensación de que ni ellos saben que mezclaron o peor aún que estos nacieron residuos o saldos.

6. Super Acholados: Otros productores se van al extremo y presentan en sus etiquetas mezclas de cinco, seis y hasta ocho uvas pisqueras, que probablemente sean mezclas muy bien concebidas y hasta exquisitas, pero en mi opinión una o dos vides de toda esta combinación deben perderse entre sus compañeras otorgando probablemente - nada - más que su nombre al aguardiente. Mención aparte merece que sólo los valles de Lunahuaná, Pacarán y Zuñiga podrían aventurarse a hacer acholados "ocho cepas" pues sólo estos tienen el privilegio de utilizar la última vid en ingresar a este grupo exclusivo de uvas pisqueras: la Uvina.

7. Piscos de baja graduación: El Reglamento de la DO - Pisco permite de 38 a 48°GL para nuestro destilado, aunque en realidad lo común sea encontrarlos alrededor de los 42°; menos que esto ofendería a cualquier paladar iqueño ganándose calificativos como "Pisco de niñas" o símiles. Algunos defiende sus Piscos "light" de ser más condescendientes con nuestros paladares pero la verdad es que - bien destilado - nuestra boca no detectará uno o dos grados menos de alcohol, sobretodo por encima de los 40°

8. Piscos de Chacra: No vamos a negar que muchas veces estos aguardientes artesanales nos dan gratas sorpresas, pero poniendo los puntos sobre las íes, la mayoría de estos productores no tienen Autorización de Uso de la DO-PISCO, y no es que este título le de "mágicamente" mejor sabor o calidad a su destilado, pero sin él, nadie les puede exigir nada, así que el color, la adición de agua, esencias y hasta las uvas de mesa pueden desfilar por sus alambique sin que podamos reclamarles, en lo absoluto.

Para finalizar, con esto no quiero dejar una idea que los pisqueros andamos renegando por todo; posiblemente fue sólo su Profe que se le levantó del lado equivocado de la cama, mas si eres productor espero que tomes estas palabras como una posible crítica para hacer de nuestro destilado - no solo más coherente - sino el mejor del mundo. ¡SALUD-OS!