Páginas vistas en total

jueves, 8 de septiembre de 2016

MITOS SOBRE EL HÍGADO


Alguna vez escuché que los antiguos egipcios decían "te amo con todo el hígado" en lugar de atribuírselo - como lo hacemos coloquialmente - al corazón; probablemente esto se debe a que ellos valoraban mucho más a este órgano de lo que el hombre actual lo hace, y no, no lo decimos por los pseudo-maltratos que este padece por tus malos hábitos alimenticios, exceso de alcohol o hasta las cóleras, sino por todas las funciones que por nosotros desempeña y probablemente no tengas de ni la menor idea. Así que hoy quiero que nos acompañes a conocer un poco más de este noble órgano y las funciones que este hace y deja de hacer por ti.

¿El colesterol daña al Hígado?
El hígado es el encargado de producir colesterol -  ¡Así como lo lees! - Todo animal produce esta sustancia que es precursora de las hormonas sexuales, sales biliares y encargada también de la buena salud del sistema digestivo, por lo que esta función es de suma importancia; sin colesterol, probablemente no solo tuviéramos problemas de digestión de otras grasas sino que hasta nos convertiríamos en seres andróginos. El hígado sintetiza suficiente colesterol para todas las necesidades del cuerpo, así que es innecesaria su ingestión, si consumimos dicha sustancia el hígado producirá menor cantidad y los excesos no usados volverán a él por el torrente sanguíneo para que este los elimine en forma de sales biliares. Si por ingestión - o algún otro problema - tuviéramos un exceso de colesterol, este sería dañino para el sistema circulatorio (vasos, corazón), repercutiendo incluso en riñones y sistema nervioso (cerebro), pero nuestro hígado no sufriría directamente por ello.

¿Es malo que me suba la bilirrubina?
Nuestro hígado también es responsable de la producción de la bilirrubina, aunque más que sintetizarla en realidad esta es un residuo de la degradación de la hemoglobina, que luego es vertida al intestino para finalmente cumplir - como única función - con teñir las heces (urobilina) y hasta la orina (urobilinógeno). Cuando nos sube la bilirrubina, tanto piel como ojos y tejidos se tiñen de amarillo llamándose a este evento ictericia que normalmente se atribuye a problemas con el hígado o infecciones biliares siendo más común en recién nacidos al renovar su hemoglobina con mayor velocidad de lo que su hígado funciona. La subida de la bilirrubina de por sí, no será como tal algo peligroso, mas si un signo de que algo anda mal con nosotros o nuestro hígado.

¿El alcohol maltrata a mi hígado?
El alcohol es una sustancia irritante, aunque en dosis bajas puede tener algunos efectos benéficos para la salud cardiovascular (sin contar con la mejora del ánimo y locuacidad). El hígado no se encarga solo de deshacerse del alcohol en el cuerpo, sino de la gran mayoría de las sustancias extrañas que llegan a nuestro torrente sanguíneo; pero para este caso en particular produce la enzima alcohol deshidrogenasa (ALDH) que convierte el etanol en acetaldehído y luego este en CO2 y agua para eliminarlo por la orina o las vías respiratorias; el problema de este proceso es justamente el mismo acetaldehído, cuya toxicidad tiene relación con la vasodilatación (baja de presión), enrojecimiento de la piel e incluso la resaca. Al final, los efectos indeseados se obtienen del acetaldehído que - obviamente - aparece por la ingestión de alcohol, mas su paso por nuestro cuerpo será sumamente breve si no se abusa de la bebida; de otra manera este no solo dañará al hígado sino también riñones, sistema nervioso, piel, vasos sanguíneos, etc.

¿Renegar es malo para el hígado?
Afirmar esto es tan  retrógrado como creer que las enfermedades son producto de aguas de pantano, embrujos o que desangrándonos podremos curar algún mal. La teoría de los cuatro humores - colérico, melancólico, sanguíneo y flemático - trataba de explicar cómo estos líquidos podían definir nuestro carácter y nuestra salud, así una persona colérica sería alguien con exceso de bilis y por lo tanto de un mal temperamento. Aunque en la actualidad se sabe que la bilis no tiene nada que ver con nuestro humor la gente lo sigue considerando verídico, hasta el punto de creer vomitar bilis (cosa imposible ya que esta no se vierte en el estómago), o quejarse de dolores o males en el hígado de tanta cólera. La verdad es que renegar no causará daño hepático directamente, mas el mal humor puede afectarnos de muchas maneras, así que no lo hagas por tu hígado sino por toda la salud de tu cuerpo.  

¿Nos enamoramos con el hígado?
Tal cual lo decían los egipcios, algunas investigaciones atribuyen a este órgano una participación más activa en el enamoramiento de lo que realmente creíamos. Parece ser que el "amor" parte de la generación de feromonas por las damas que al ser captadas por el cerebro - y al encontrar una sintonía con las de un caballero - viajarán al torrente sanguíneo llegando al hígado, estimulando a que este produzca glucocorticoides que liberarán energía lo cual nos acelerará el corazón, brindando la sensación que muchos reconocemos como "amor". Al final el enamoramiento parece ser más una serie de reacciones químicas, provocadas por hormonas liberadas por el hígado (glucocorticoides) y las glándulas suprarrenales (adrenalina), que nos harán sentir la excitación de querer saltar, bailar y sobretodo estar cerca de aquella persona.

Hay mucho más que decir de nuestro buen amigo el hígado, incluso algunos hablan de más de 500 funciones de este, el metabolismo de glúcidos, prótidos y lípidos, almacenaje de micronutrientes, eliminación de impurezas, en fin, hace suficientes cosas como para lo cuidemos y amemos que si realmente lo hacemos sabrás que incluso él será el responsable de dicho sentimiento ¡SALUD-OS!


REFERENCIAS:

http://doctorjuanmadrid.com/de-donde-procede-el-colesterol-que-hay-en-la-sangre/

http://archivo.elsalvador.com/noticias/2006/02/08/escenarios/esc2.asp

https://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_los_cuatro_humores

http://www.metabolismo.biz/web/7-eliminacion-de-colesterol/

http://www.natursan.net/funciones-del-higado/


Artículo publicado especialmente para la revista Catering & Gastronomía