Páginas vistas en total

miércoles, 20 de enero de 2016

PISCO PUNCH :: HISTORIA


El PISCO PUNCH es innegablemente el primer cóctel elaborado con nuestro destilado - o por lo menos el primero del cual se tiene registros - nacido de las manos de Duncan Nicol en el Bank Exchange & Billiard Saloon. Los actuales tratados comerciales entre Estados Unidos y Chile hacen que nuestros queridos vecinos expongan que dicha bebida nació tanto de nuestro aguardiente como el de ellos, cosa que el país norteamericano no se ha molestado desmentir ya que, al ser un país que no le da importancia a las Denominaciones de Origen, si el origen fue peruano, chileno o hasta californiano no lo consideran un problema; sin embargo la calidad de este destilado y su fragancia fue la que hizo que este cóctel sea icónico para San Francisco y parte importante de su cultura desde mediados del siglo XIX; así que hoy hablaremos de las pruebas históricas que confirmarían el origen del aguardiente, que conquistó USA durante la fiebre el oro.

En 1849 comenzó en California - Estados Unidos - la denominada fiebre del oro, evento que movilizó una gran cantidad de gente no solo dentro del país del tío Sam, sino del resto del mundo; fue tal la masa poblacional que se desplazó que convirtió a la pequeña aldea de San Francisco en una gran ciudad contribuyendo - no necesariamente a la riqueza de los "forty-niners" - pero si al desarrollo del comercio, los medios de transporte, la agricultura y, lo que más nos interesa en esta publicación que es, la coctelería. José Antonio Shiaffino, autor que ha escudriñado este tema a fondo nos lo explica como "El descubrimiento de oro a pocos kilómetro de San Francisco, Estados Unidos, en 1849, dio origen, entre muchas cosas, al nacimiento de la cocketelería en el mundo y a la aparición del barman como una nueva profesión"

Ya sea para ahogar las penas o celebrar éxito, los bares eran visitados por la gran cantidad de hombres dedicados a la búsqueda de oro, de entre ellos "The Bank Exchange & Billiard Saloon" sería donde de las manos de Duncan Nicol nacería el Pisco Punch que para Herbert Asbury sería "la crème de la crème" y el cóctel de mayor precio entre los que se bebían en esa época. Pero Asbury no sería el único autor que hablaría de dicha bebida, y entre las citas más memorables tenemos:

"it makes a gnat fight an elephant."(1)

"it tastes like lemonade but comes back with the kick of a roped steer."(2)

"I have a theory it is compounded of cherubs' wings, the glory of a tropical dawn, the red clouds of sunset and fragments of lost epics by dead masters" (3)

Bueno, que era bastante consumido y aún más apreciado parece que no queda duda; pero aún no respondemos - o confirmamos - si este cóctel era realmente elaborado con aguardiente peruano, y para ello volvemos a citar a Herbert Asbury quien diría sobre el Pisco Punch de Nicol "Its base is Pisco brandy wich was destiles from the grape knows as Italia or la Rosa del Perú and was named for the Peruvian port from wich it was shipped"(4). El mismo Asbury nos menciona la descripción que Thomas W. Knox daría  al probar por primera vez el Pisco en 1872 "Es perfectamente incoloro, bastante fragante, terriblemente fuerte y tiene un sabor que recuerda en algo a los whiskys escoceses, pero mucho más delicado, con un marcado sabor a fruta. Viene en recipientes de barro anchos en la parte superior que van adelgazando hacia la base. Con capacidad de unos cinco galones". Estos recipientes de barro son los llamados Piskos o Peruleras de la época colonial y culpables  - probablemente - de bautizar a nuestro aguardiente como PISCO cuando era comercializado en aquellas épocas.

Para terminar John Burton y Diego Loret vuelven a mencionar los famosos recipientes al referirse a la historia de San Francisco en las siguientes líneas: "Pisco a clear Peruvian grape brandy had been a favorite in San Francisco (Yerba Buena) since being imported from Payta, Perú en 1830's. Pisco was not bottled but carried in 3 -5 gallon earthernware pots, broad at the top and tapering to a point at the buttom, The Pisco Punch was to become the most famous beverage served at the Bank Exchange Saloon" (5)

Con todas estas referencias está más que demostrado que, incluso desde antes de la fiebre del oro (1830), ya había un comercio activo de nuestro aguardiente con Estados Unidos y así como este hecho histórico hizo al Pisco el destilado más representativo de San Francisco, otro evento de igual impacto como la Ley Volstead fue la culpable de su posible desaparición; felizmente gracias al trabajo de los historiadores peruanos - y su pasión por nuestro destilado - el Pisco Punch no solo está nuevamente de moda sino listo para calmar nuestro calor e inspirar nuevas citas a sus consumidores ¡SALUD-OS!


REFERENCIAS

VINO Y PISCO EN LA HISTORIA DEL PERÚ (Dargent, 2013)



NOTAS:

(1) "Haría a un mosquito pelear con un elefante"
(2) "Sabe a limonada pero regresa como la patada de un toro salvaje amarrado"
(3) "Tengo la teoría de que está compuesto de alas de querubines, la gloria de amaneceres tropicales, nubes rojas del ocaso y fragmentos de épicas perdidas de maestros desparecidos"; esto fue dicho por Rudyard Kipling; aunque según Dargent (2013) esta frase fue inspirada por el Button Punch que fuera otro cóctel elaborado con nuestro Pisco.
(4) "A base de brandy de Pisco el cual es destilado de la uva conocida como Italia o la Rosa del Perú y nombrado así por el puerto peruano donde fue embarcado"; se sabe en la actualidad que el Pisco al que se referían como Italia en ese entonces es nuestra actual Moscatel
(5) "Pisco, un destilado de uva que ha sido un favorito en San Francisco (Yerba Buena) desde que se importaba del Paita, Perú desde los años 1830. El Pisco no se embotella sino que se transporta en recipientes de barro de 3 a 5 galones, anchos en la parte superior que se iban adelgazando hasta llegar a una punta en la parte inferior. El Pisco Punch llegaría a ser la bebida más famosa servida en el Bank Exchange Saloon"; cabe resaltar que muchas citas de este entonces llaman al Pisco "brandy" al ser un destilado de uva con la salvedad que el nuestro no pasa por un reposo en roble.