Páginas vistas en total

lunes, 30 de enero de 2012

CATANDO CERVEZA

Paseando por bares Miraflorinos terminé en un Bar ingles donde, con mi novia, empezamos a probar cervezas nuevas, y aunque nuestro país no tiene mayor variedad de estas, bebidas las alternativas foráneas sobre todo del tipo ALE son una opción diferente para los que desean experimentar nuevas sensaciones.

Los tipos de Cerveza (de los cuales ya hablamos en una entrada anterior) son infinitos, muchas de ellas elaboradas mediante métodos tradicionales o con características exclusivas de determinadas zonas y justo hoy quiero hablar de una de ellas una DeliriumTremens.

DeliriumTremens cuya traducción sería "delirio tembloroso" (síntoma sufrido durante el síndrome de abstinencia del alcohol), es una Cerveza Belga tipo ALE que entraría dentro de la clasificación de Cervezas Especiales al tener entre sus ingredientes además de agua, malta, levadura y lúpulo la adición de azúcar, indispensable para su TRIPLE FERMENTACIÓN, y CULANTRO.

Pero - ¿Que tiene esta cerveza de especial para que le dediquemos una publicación? - Pues esta cerveza ganó en 1998 el título a "Mejor Cerveza del Mundo" en el campeo
nato Mundial de Cervezas en Chicago Illinois (USA). Además de ello muchos reconocidos catadores la siguen incluyendo en sus listas de las mejores Birras.

Pero basta de alabanzas, es hora de describirla en cata y ver que tantas maravillas aloja esta botellita decorada de tal manera que parece una cerámica:
  • En nariz presenta aromas intensos frutales donde destaca la Chirimoya
  • El color es claro, presentando algo de turbidez, pero aún así, colores bastante amarillentos que nos recordarían más a una cerveza LAGER.
  • En boca suave, persisten los sabores de Chirimoya y terminando en un gusto amargo. Después de un breve reposo salen sabores poco leguminosos (maní, habas tostadas) típicos de una fermentación ALE. Los 8.5% de alcohol pasan casi desapercibidos hasta llegar al final de la garganta dejando una sensación de frescura parecida a la que deja un caramelo de mentol.
En conclusión, todo una locura de sensaciones que definitivamente vale la pena experimentar y, aunque, cuando preguntes por ella es muy posible que el precio te impacte, créeme que valdrá la pena cada centavo invertido. Por mi parte me despido, sigan bebiendo y ¡Salud-os!