Páginas vistas en total

martes, 7 de febrero de 2012

BONARDA :: ARGENTINA

En una de mis primeras publicaciones sobre vino les comenté de un viaje que hice por Mendoza para conocer la "El País del Malbec"; pero en realidad conocí mucho más del FERNET, el GANCIA y la gente de esta hermosa tierra que te hacen sentir como si estuvieras en casa. Al final del viaje pude conocer algunas tiendas de vino Boutique que hicieron de mi viaje una experiencia inolvidable. El retorno a estas tierras era algo más que obligado y fue en esta ocasión donde conocí la otra estrella de los viñedos Gauchos, el BONARDA.

El BONARDA es la segunda cepa tinta en importancia del Argentina, después del Malbec claro está, que tiene como gran maldición destacar por debajo de un pariente mayor; algunos de ustedes lo deben haber vivido, eso de que por más que te esfuerces siempre te comparan con tu hermano mayor, pues a esta cepa le pasa igual, aunque destaque notablemente por su sabor y fuerza la gente siempre seguirá viendo a Mendoza como la casa del Malbec.

La Bonarda es una cepa de origen Italiano, de tanino medio y buena acidez, intermedia entre la Carménère y la Merlot; no se consideraba una uva de producción de vinos de calidad, pero con el correcto manejo hoy en día ha demostrado otorgar vinos bien estructurados.

Retomando la historia del primer párrafo les cuento que en esta segunda oportunidad no paramos hasta llegar a la Bodega de Navarro Correas donde no solo nos trataron súper bien si no que además de degustar el afamado Malbec probamos el Bonarda; un vino de tonos tintos - rubí que en copa parada arroja aromas dulces/lácteos, frutos rojos con una baja acidez y pequeños toques de estragón. En copa movida salen marcados toques a chocolate con aromas mucho más bajos de frutos secos, lácteos y coco. Ya en boca empieza dulce acompañado por sabores a chocolate bitter que inundan la boca, la acidez equilibrada terminando en un tanino suave casi sedoso. Al reposo los aromas del paso por barrica hacen sentir más los aromas avainillados y palosanto que en boca se sienten más ácidos aumentando también el amargor volviendo nuestro chocolate más bitter que cocoa.

En fin, creo que quedo claro que me pareció este vino, y para ustedes fanáticos del legado de Baco, esta cepa es una muy buena opción para probar otra de las joyas de Mendoza sobre todo si ya te cansaste de combinar carne con Malbec; pruébenlo, cuéntennos y coméntelo, por mi parte eso es todo, sigan bebiendo y ¡Salud-os!.