Páginas vistas en total

viernes, 12 de agosto de 2016

MARIDANDO COMIDA CHATARRA


Ya por este medio has aprendido bien lo que es el MARIDAJE; se puede armonizar prácticamente cualquier comida o cualquier bebida, tan solo hay que buscarle la pareja ideal y divertirse mientras se experimenta. Por otro lado hay comidas como la hindú, la mexicana y hasta la misma peruana que por sus intensos sabores son considerados por muchos como "enemigos del vino", pero ya hemos superado este tipos de retos y quisimos maridar no algo difícil sino algo que mucha gente considera imposible y eso es la COMIDA CHATARRA y no, no usamos refrescos de frutas o mucho menos bebidas gasificadas sino los mismos néctares de Baco, así que acompáñennos a ver como nos fue en esta agradable experiencia MARIDANDO COMIDA CHATARRA

La idea fue simple, invité a amigos - y entre ellos algunos sommelier - para que junto con nosotros nos ayuden a encontrar el mejor compañero para la Salchipapael Pollo Frito y la Hamburguesa y para ello seleccionamos las cepas más consumidas por estos alrededores: Cabernet Sauvignon, Malbec, Carmenere, Bonarda y Tempranillo, estás dos últimas con paso por barrica ya que son cepas menos fuertes y ayudarían a considerar también esta variable. 

HAMBURGUESA ROYAL:
Lechuga, tomate, queso y huevo frito acompañaron a la carne emparedada que fue desfilando por cada uno de los vinos escogidos para esta experiencia, la Bonarda y la Tempranillo al tener guarda fueron demasiado fuertes para estos sabores, la aplicación de ají (y sus sensaciones grasas) mejoraron la armonía, pero aún así no surgió la magia. Los vinos jóvenes fueron mucho mejores para la experiencia siendo el Malbec, Carmenere y finalmente el Cabernet Sauvignon las que combinaron mejor en dicho orden.

SALCHIPAPA:
Una de las comidas chatarra más populares entre los jóvenes y considerados por mucho la comida rápida más famosa de los suelos limeños, la combinación de patatas y salchichas fritas no son consumidas sin previamente ser bañadas por cuanta salsa tenemos cerca así que el maridaje tenía que ser tal y cual se consume. Los dos años de guarda del Tempranillo crianza fueron demasiado para este platillo, incluso tratando de consumir más hot dog que papa, al Bonarda le fue un poco mejor siempre tratando de que el sabor de la salchicha predomine. Al final tanto el Malbec, Cabernet Sauvignon y Carmenere jóvenes nuevamente fueron los que lograron una mejor combinación
.

POLLO FRITO:
El pollo frito al estilo estadounidense debe ser una de las comidas rápidas más representativas de norteamérica, así que tenía que ser parte de nuestro maridaje. Uno a uno los vinos seleccionados fueron desfilando por los paladares de nuestros jurados, tratando en vano de encontrar la armonía entre el ave y los tintos, solo al Cabernet Sauvignon joven le fue regularmente bien, todo el resto podría decirse que se "comió al pollo".

Al final, aunque nuestros invitados empezaron algo intrigados, ya que al igual que tú, debieron pensar que estos platillos no son idóneos para maridarlos con vino, al final los néctares de Baco hicieron su magia y la experiencia fue gratamente provechosa. El gran protagonista de la cata fue el vino joven y para ser exactos el Cabernet Sauvignon, que logró armonizar con al menos dos de nuestro tres platillos. Es obvio que después de esta experiencia las sugerencias no tardaron en aparecer, así que no te sorprenda leer más de estas degustaciones en próximas publicaciones, pero definitivamente lo mejor no es leer sino experimenta, así que tú también has las pruebas y cuéntanos que tal te fue que estaremos gustosos de conocer tus sugerencias. Por ahora nos despedimos, sigan comiendo bien y sobretodo bebiendo aún mejor ¡SALUD-OS!